¡Este valioso aceite va a dejarte la piel de oro!

En el campo de la belleza y estética existe un producto que te va a volver loca cuando lo pruebes… se trata del aceite de argán. En este artículo de Salud Eficaz te vamos a contar por qué deberías empezar a aplicártelo ¡tu piel lo agradecerá!

El aceite de argán es uno de los productos más valorados en el ámbito de la estética debido a sus generosas propiedades. Posee altas concentraciones de vitamina E, ácidos grasos esenciales como Omega 3 y 6 (que poseen poder antioxidante para evitar el envejecimiento prematuro de la piel). En el mercado puedes encontrarlo con tres variantes, según el uso y aplicación que se trate:

  • Aceite de Argán para consumo (como alimento).
  • Aceite de Argán cosmético VIRGEN EXTRA.
  • Aceite de Argán cosmético DESODORIZADO (a diferencia del anterior éste viene libre del olor particular que emana este producto)

aceite de argan propiedades y beneficios

Su origen es el fruto de un arbol exótico del sur de Marruecos (único en el mundo), la Argania spinosa y debe ser molido para obtener una pasta de características viscosas. Esta pasta es amasada con el fin de extraer este cotizado aceite.

Beneficios del aceite de argán

Si bien hemos puesto el foco en la estética, el aceite de argán comporta una serie de propiedades que son beneficiosas para la salud en general, entre las que mencionaremos las más relevantes:

  • Cicatrizante
  • Antiséptico y fungicida
  • Ayuda a sanar quemaduras provocadas por la exposición al sol
  • Protector natural de la piel
  • Neutraliza los radicales libres, responsables del envejecimiento prematuro
  • Ayuda a tratar enfermedades de la piel como la psoriasis y neurodermitis. Asimismo es eficaz para tratar el acné, ezcema y las estrías propias del embarazo.
  • Ideal para el cabello: otorga brillo, suavidad permitiendo la hidratación y nutrición al folículo piloso.
  • Ayuda a reconstituir la capa hidrolipica de la piel y tiene efecto regenerativo.
  • Favorece el crecimiento y buen estado de las uñas.

Dos importantes recomendaciones…

Si vas a utilizar aceite de argán con fines cosméticos debes tener en cuenta al comprarlo que su origen sea orgánico, puro y no procesado o de origen industrial.
Puedes echar unas pocas gotas de este aceite a la crema que habitualmente usas para tu cuerpo o rostro y aún en tu champú y lograrás intensificar la hidratación de tu piel.

¿Te ha sido útil este artículo? Si es así compártelo con tus familiares, amigos y conocidos por redes sociales y ayúdanos a llegar a más personas para que vivan mas plenas, bellas y saludables!

Comenta en Facebook