Gluteos en riesgo: estas malas prácticas en cirugía podrían costarte la vida

Muchas mujeres sufren las complicaciones derivadas de procedimientos quirúrgicos inadecuados cuando se trata de cirugías para levantar los glúteos. En este artículo de Salud Eficaz te explicaremos por qué estos músculos de las nalgas podrían estar en serio riesgo.

En primer lugar debes saber que lo más importante para la salud de tus glúteos es que el músculo se encuentre bien irrigado para favorecer una adecuada tonicidad. Cuando esto no ocurre y el músculo no se encuentra bien irrigado, deja de nutrirse de proteínas y es allí cuando ganan terreno los adipositos.

Al no existir un buen estímulo muscular aparece lo que en medicina se conoce como la hipotrofia muscular: el músculo tiende a caer y a perder volumen y las células grasas comienzan a depositarse sobre el músculo, generando es una “sobrecapa” de tejido graso. Esta condición logicamente afecta la forma, la estética de las nalgas. Las consecuencias del acúmulo de grasa e hipotrofia muscular son más que evidentes y son la peor pesadilla de muchas mujeres: dan origen a esos glúteos caídos y a la celulitis que tanto detestas.

aumento de gluteos riesgos

Técnicas más utilizadas para el levantamiento de los glúteos

Administración de proteína inyectable.
Existe una técnica utilizada por especialistas que consiste en suministrar proteína mediante inyecciones aplicadas al glúteo para fortalecerlo. Es necesario aclarar que la misma debe estar complementada con ejercicios y alimentación sana. Este procedimiento puede incluso estar seguido por la colocación de gluteo-estimuladores que suministran corriente de alta frecuencia al músculo para favorecer una recuperación adecuada de su volumen.
Si bien esta técnica da muy buenos resultados, éstos no son eternos, son temporales, por lo que debe realizarse de manera constante.

Colocación de hilos de tensión.
Este procedimiento ha despertado mucha controversia en cuanto a sus resultados y sólo tiene una durabilidad máxima de seis meses, pese a ello, algunos pacientes dieron su consentimiento en someterse al mismo. Consiste en colocar un hilo tensor por dentro del glúteo que lo sujeta recorriendo el mismo con forma de “U” o simulando una hamaca, para levantar la zona caída y mantenerla erguida y firme.
Como este material sujetador tiene una cierta vida útil tarde o temprano se va a romper, es decir, o se corta el hilo o lo que es peor aún puede producir algún desgarro en el músculo.

Colocación de Aceite de Avión.
Esta es la técnica más peligrosa que se conozca para levantar los glúteos. Consiste en la inyección de aceite o silicona utilizada para las cajas de cambio de los aviones. Este material no está aprobado para ser colocado en el cuerpo. Se coloca en forma indiscriminada en diferentes puntos del glúteo a nivel sub-dérmico, intragraso e intramuscular.

Una vez de haber sido colocado, por tratarse de un material que no comporta bio-compatibilidad con nuestro organismo, va a ser expulsado. Se trata de un producto que producirá a mediano o largo plazo una reacción, una inflamación crónica incluso necrosis por estancamiento del drenaje linfático. Primero generará migración dérmica y luego una migración renal, hepática y hasta cerebral que puede acabar con la vida de cualquier persona.

Pasado un tiempo, tal vez 3 años, se evidencia un enrojecimiento general de la zona. También puede producir fiebre, astralgias. Se produce una inflamación de toda el área y la silicona empieza a surgir por algún lugar, expulsada por el organismo, formando pústulas e inflamación en diferentes lugares.

La única forma de actuar en estos casos es someterse a tratamiento médico urgente y cuando existe un caso mucho más agudo puede intervenir un procedimiento de tipo quirúrgico.

Debido a que el glúteo es una zona de gran cantidad de vasos sanguíneos, un tejido muy venoso, puede ingresar una fracción de esta silicona al vaso y puede ocasionar una embolia pulmonar ocasionando la muerte instantánea del paciente.

Si el paciente tiene tejido graso a nivel de la cintura y/o cadera, se practica una incisión en tales lugares para retirar el acumulo de tejido graso. Esa grasa la decolamos y es vuelto a colocarse al paciente en el interior del músculo.

En este procedimiento juega mucho la experiencia y habilidad del cirujano así como la elección correcta del tipo de cánula con la cual practicar la incisión, ya que si se escoge el instrumental inadecuado o el procedimiento es realizado por alguien con poca experiencia puede dañarse un vaso sanguíneo y contaminarlo con grasa produciendo como decíamos una embolia pulmonar grasa acarreando consecuencias fatales para el paciente.

¿Cuál es el procedimiento correcto en estos casos?

Finalmente existe un procedimiento más invasivo que es la gluteoplastía de aumento que implica la colocación de una prótesis y comporta distintas técnicas que pueden ser aplicadas, a saber:

1- técnica subglútea. La prótesis va colocada debajo del músculo.
2- técnica intramuscular. La prótesis va colocada dentro del músculo.

Es necesario destacar que si estas prótesis siliconadas no se colocan bien pueden correrse de lugar con el tiempo y aparecer como bultos por encima o debajo de las nalgas.

En conclusión no existe el ideal absoluto en cuanto al resultado y seguridad que brindan los procedimientos quirúrgicos para el aumento de los gluteos. Todo dependerá, en última instancia, del profesionalismo, experiencia, instrumental utilizado por parte del especialista. Sin embargo, como siempre decimos en este portal, lo aconsejable siempre serán los remedios naturales: el ejercicio constante y los buenos hábitos alimenticios por encima de cualquier operación.

¿Te ha resultado útil esta información? Comparte este artículo y ayuda a otras personas a vivir más plenas, bellas y saludables.

Comenta en Facebook