contar calorias ayuda a bajar de peso

Hay algo que hacemos al iniciar una dieta: contar las calorías de los alimentos que consumimos. La pregunta es: contar calorias ayuda a bajar de peso?

Si bien puede ser un método efectivo de control para limitar la cantidad de energía que incorporamos, este método parece no responder a una matemática tan exacta y existen ciertos riesgos en su aplicación para nuestra salud. Veamos cuales son.

Obsesionados por las calorías

Típico. Iniciamos una dieta y nos ponemos ansiosos, muchos incluso obsesivos por conocer y registrar cada bocadillo que consumimos. Pero existe una razón que lleva a tantas personas a hacerlo:

 

Como muchos especialistas en nutrición han explicado reiteradamente, nuestro organismo funciona a base de energía. Cada día incorporamos energía a nuestro cuerpo y a su vez, todos los días la consumimos y la gastamos haciendo diversas actividades. El problema del sobrepeso se produce cuando gastamos menos cantidad de energía que aquella que incorporamos. Cuando ocurre lo contrario, bajamos de peso.

calculadora-sobre-verduras-y-frutas

Si bien este método es muy popular también es cierto que ha merecido la crítica de muchos especialistas de la salud. Veamos por qué.

La información nutricional de los productos no es infalible…

Estas haciendo dieta y vas al supermercado. Observas detenidamente cada producto que agregas al carrito y te fijas especialmente en la etiqueta de información nutricional. Allí dice su peso expresado en gramos y cantidad de Kg calorías que posee.

En muchos casos, la mayoría de los productos manufacturados o industrializados, los valores son bastante exactos pero existen otros alimentos como frutas y verduras y otros sin etiqueta, que pueden variar según su especie, tamaño, forma, cantidad y no existe una fórmula lo suficiente “exacta” para medir en rigor la cantidad de calorías que poseen.

Existen tablas que pueden consultarse en internet, aplicaciones en móviles y otros registros que nos pueden estimar la cantidad de calorías según la cantidad de gramos o porciones de los alimentos. Pero ocurre que no tenemos como saber cuanto mide o pesa esa porción de la que se nos habla o cómo están elaborados ciertos alimentos y con qué proporción de cada ingrediente, por eso, muchas veces, los valores que podemos registrar son bastante relativos.

No todos tenemos el mismo metabolismo
Cada persona comporta un organismo con características propias y diferentes al resto. ¿has visto esas personas que comen de todo y nunca engordan? Seguro también conoces alguien que no le hace falta comer mucho para subir de peso fácil y rápido. El sistema digestivo y el metabolismo cambia de persona a persona, siendo para algunas más fácil absorber y procesar las calorías que para otras.

Otros factores importantes que intervienen en el proceso…
El modo de preparación de las comidas. ¿sabías que ciertos alimentos crudos suelen aportar menos cantidad de calorías que aquellos cocidos? Tal es el caso de las frutas y verduras.

El modo en que comemos también influye…
¿Has escuchado a alguien recomendarte que mastiques bien la comida antes de tragarla? Esto también tiene un sentido. Las personas que trituran y mastican mejor los alimentos suelen engordar menos que quienes los tragan sin hacerlo.

Entonces, ¿sirve o no contar las calorías?

Es recomendable llevar un conteo aproximado de aquello que incorporamos al organismo, eso nos ayudará a saber si tenemos déficit de algún alimento por sobre otros y así regular nuestra dieta. Sin embargo, no lograremos mágicos resultados por mucho que nos obsesionemos. Algunas personas por ser demasiado estrictas han reducido la ingesta de ciertos alimentos que poseen nutrientes esenciales para nuestro cuerpo, produciendo desequilibrios en la salud y serios trastornos. ¡cuidado con eso!

Por todo lo antes expuesto, si lo que buscas es bajar de peso, conviene hacer revista de algunos consejos:

  • Come varias veces al día. Con intervalos de 3 horas por ración. A las comidas habituales puedes intecalar colaciones para mantenerte saciado. Las dietas de hambre no te permitirán adelgazar sino justamente lo contrario.
  • Come menos cantidad de lo que comes. Parece facil decirlo pero la cuestion es aplicarlo. Una buena idea para engañar al organismo es dividir en trozos o porciones más pequeñas aquellos alimentos que habitualmente consumes.
  • No te olvides de hacer ejercicio regularmente: Hacer actividad física mejora tu metabolismo y digestión y ayuda a eliminar toxinas, gases, grasa y líquidos retenidos en el cuerpo.

¿Te ha sido útil este artículo? Si es así, compártelo con familiares, amigos y conocidos y con cualquier otra persona que creas que pudiera necesitarlo y ayúdanos a promover una Salud Eficaz para todos!

Comenta en Facebook