¿Usas mucho el móvil? ¡Cuidado! Podrías sufrir de “cuello de texto”

Existe una patología propia de estos tiempos en que la tecnología lidera llamada “cuello de texto“. Se trata de un trastorno causado por la mala postura del cuerpo cuando utilizamos un dispositivo móvil. Entérate de qué manera este problema podría afectarte y como contrarrestarlo.

Si utilizas dispositivos tecnológicos como tablets, celulares o laptocs durante un tiempo muy prolongado cada día, esta información va a serte de mucha utilidad. ¿Sabías que podrías sufrir de “cuello de texto“?

El “cuello de texto” o “text neck” es el termino elegido por un médico, el Dr. Dean Fishman en alusión a un trastorno que afecta cuello, cabeza y hombros. Este mal se produce por la postura, específicamente al inclinar el cuello hacia adelante y abajo, la posición típica que utilizamos para contestar mensajes de texto.

Esta postura es inconveniente para la salud de nuestra columna vertebral, ya que obligamos al cuerpo a ejercer una fuerte presión sobre ésta.

¿Cuales son las consecuencias del “cuello de texto”?

Son muchas las investigaciones que arribaron a la conclusión de que esta postura puede modificar la curvatura original de nuestra columna vertebral, lo cual puede acarrear problemas graves en la salud e incluso la imposibilidad de corregir una eventual desviación de la espina dorsal. Entre las consecuencias más importantes se cuentan las siguientes:

  • Dolor intenso debido a la tensión muscular constante.
  • Artritis derivada de la alteración en la forma de la curva natural del cuello. Esta enfermedad puede presentarse a temprana edad si el uso de la tecnología es intenso.
  • Afecta al aparato digestivo, siendo el intestino grueso uno de los órganos más afectados. Esto puede traer como consecuencia problemas para evacuar.
  • Deformación o des-alineamiento de la columna debido al peso que ejerce la cabeza en posición hacia abajo y adelante, provocando un “apalancamiento” distorsivo que incide con un peso de la cabeza de 13 kg en la realización de esta mala fuerza.
  • Reducción en la capacidad pulmonar hasta en un 30% lo cual puede aparejar disfunción respiratoria e incluso cardíaca y/o arterial.

Las recomendaciones que te sugerimos para aliviar los efectos del “cuello de texto” son: adecuar la postura y evitar el uso abusivo de dispositivos tecnológicos.

Parece fácil decirlo pero lo difícil es llevarlo a cabo, sobre todo en un mundo globalizado en donde la vida transcurre en gran parte atada a un medios electrónicos y con conexión a internet.

¿Te ha sido útil este artículo? Si es así, compártelo con tus familiares, amigos y contactos y ayúdanos a ayudar a muchas otras personas a vivir más plenas y saludables.

Comenta en Facebook