¿Es cierto que el alcohol fija las grasas?

La popular expresión que reza: “el alcohol fija las grasas” ¿puede asumirse como una verdad a ciegas o es otra de las tantas cosas que oímos a la ligera sin rigor científico? ¿qué hay de cierto acerca de ello? ¡Sigue leyendo este artículo y lo descubrirás!

Las bebidas alcohólicas han sido una inseparable compañía durante siglos para diversos pueblos y civilizaciones. Comúnmente consumidas en fiestas, celebraciones, eventos especiales y religiosos tienen un particular “poder” convocante y de aglutinamiento social. Sin embargo, no son muy aconsejables para quienes buscan perder peso o quemar grasa corporal. Te explicamos por qué…

alcohol fija grasas

Al beber una bebida alcohólica, sea vino, cerveza, licor, aperitivos o cualquier otra, tu cuerpo incorpora una gran cantidad de hidratos de carbono con altos niveles de glucosa que son absorbidos rápidamente por el organismo.

Entonces interviene el hígado como administrador de este excedente en glucosa y se ocupa de inmediato de metabolizarla. Por tratarse de una sustancia no indispensable para el orden fisiológico del organismo, éste debe encargarse de procesarla para deshacerse de ella lo antes posible. De este modo, la metabolización del alcohol será la prioridad número uno.

Debido a su alto contenido en glucosa el alcohol al ser metabolizado por el hígado libera altos niveles de energía, unas 7 calorías por gramo, es decir, una cantidad superior a lo que el cuerpo necesita, produciendo un “superavit” energético.

El organismo se enfrenta, entonces, a un reto importante: ¿Qué hacer con toda esa energía sobrante que no será utilizada? La respuesta es simple: todo el combustible que sobra y no se quema es acumulado y se depositará en el tejido adiposo (grasa corporal).  Pero el proceso del metabolismo es aún un poco más complejo, veamos…

En este sentido, el Lic. en nutrición Ramiro Ferrando, explica: “el alcohol, una vez dentro de la célula hepática, puede interactuar (vía intermediarios) con el ADN, favoreciendo la síntesis de enzimas relacionadas con la lipogénesis, es decir con la formación de grasa”.

¿Cual es el peligro de beber alcohol en exceso?

Cuando la ingesta de bebidas alcohólicas es abusiva o excesiva el hígado entra en un proceso gradual degenerativo alterando sus funciones originales, es decir, pierde su capacidad de liberar grasa al plasma sanguíneo y al no poder hacerlo, acumula en su interior estos lípidos dando lugar a lo que se conoce como “hígado graso”, una condición de riesgo denominada técnicamente como “esteatosis hepática” que, de no ser tratada adecuadamente puede derivar a trastornos aún mayores como es el caso de la cirrosis.

Todo esto sin contar lo que habitualmente ocurre al consumir bebidas alcohólicas: usualmente van acompañando comidas de alto valor calórico como pizza, hamburguesas, snacks y todo tipo de comida chatarra que acentúa aún más el proceso de acumulación de grasa generando una pronunciada suba en el peso de una persona en muy poco tiempo.

A nivel nutricional tampoco existe una luz verde para el alcohol, ya que las calorías que aporta son consideradas “vacías” e incluso perjudiciales, ya que no brindan para nada algo útil o sustancioso al organismo sino que, por el contrario, constituyen un factor de riesgo para nuestra salud.

¿Por qué entonces algunos especialistas consideran “saludable” beber algo de alcohol?

Existen quienes sostienen que beber una copa chica de vino al día promueve la salud del corazón e incluso es un factor favorable para ampliar el horizonte de vida o alcanzar la longevidad. En este sentido, es importante notar que, dentro de las bebidas alcohólicas, el vino tinto es la menos nociva y cuando es consumida en bajas proporciones puede resultar apropiada para determinadas personas para dinamizar o promover la función cardiovascular.

En conclusión, cuando se dice que el “alcohol fija las grasas” se da a entender que ayuda a “consolidar” aquellas grasas ya existentes o que se incorporan conjuntamente con su ingesta. En realidad, el proceso es algo diferente, como hemos explicado, pero hay algo que no podemos negar, el consumo de bebidas alcohólicas promueve la acumulación de grasa en el organismo y por consiguiente puede dar lugar al sobrepeso y la obesidad.

¿Te ha sido útil este artículo? Si es así compártelo con familiares, amigos, contactos y ayúdanos a llegar a muchas mas personas que quieran verse mas bellas y saludables!

Comenta en Facebook