Nunca más te limpies el oido con hisopos de algodon

El cerumen (cera del oído) es el encargado de mantener la higiene del órgano auditivo. Forma una capa que brinda protección al oído contra la inflamación. En este artículo te enterarás por qué puede resultar perjudicial el uso del hisopo en tu salud auditiva.

En realidad, cuando limpiamos la cera del oído lo que estamos haciendo en realidad es disminuyendo sus defensas naturales y exponiendo al oído a mayor riesgo.

Entonces, cualquier contacto con el agua sin que el oído este adecuadamente lubricado naturalmente por cerumen puede originar un proceso infeccioso.

Lee también: “Despues de leer esto nunca mas vas a hervir el agua dos veces”

La cera recubre la piel del canal auditivo y la hace más grasosa, más elástica y más húmeda. Con su distintivo aroma es un poderoso repelente frente a los insectos y nos protege contra las bacterias. ¿Entonce, por qué habríamos de quitar de nosotros algo tan necesario?

Las consecuencias negativas del uso del hisopo de algodón

Los-hisopos-empujan-el-cerumen

Mediante la eliminación de cerumen puedes dañar seriamente la regulación natural del cuerpo y poner en grave peligro tu audición. ¿Pero por qué un simple y delicado utensilio creado con fines higiénicos podría hacernos tanto daño?

Frecuentemente al utilizar estos bastoncillos limpiadores de algodón, los introducimos dentro del oído empujando la cera a una profundidad no aconsejable que puede causar daños en el tímpano.

Ademas, corremos el riesgo de arrastrar bacterias que se ubican en la parte externa del oído a su interior, lo cual puede desencadenar inflamación y serias infecciones.

Entonces, ¿no debo limpiarme más el oído?

Partimos por la premisa de que el oído es un órgano auto-limpiante y efectúa su proceso de higiene y limpieza de manera natural sin casi nuestra intervención.

De todas maneras, puede que en algunos casos el oído esté segregando mas cerumen que el necesario. Si ese es tu caso visita al médico. Es mejor que te pongas en manos de un especialista antes de que intentes un método propio sin la debida autorización de un experto.

¿En qué situaciones debo ir al médico?

Debes concurrir en casos de dolor de oído, si sientes algo que obstruye la audición, los denominados “tapones”, si experimentas picazón u olor desagradable.

En determinados casos, por la particularidad del trabajo o tarea de algunas personas se hace necesario recurrir a un control médico en forma regular, como por ejemplo, los operadores telefónicos, operadores de radio y demás profesionales que tienen una mayor exposición del órgano auditivo.

¿Te ha sido útil este artículo? comparte, “Nunca más te limpies el oído con hisopos de algodón” y ayuda a otras personas a vivir más plenas y saludables.

No dejes de leer “7 motivos por los que deberias comer la semilla de la uva”

Comenta en Facebook