7 Mitos que hoy derribarás acerca de la cirugía de aumento de busto

Muchas mujeres temen a la cirugía para aumentar el busto por una serie de razones. En este artículo, vamos a despejar tus dudas más comunes y contestaremos a las preguntas más frecuentes. A continuación te presentamos los 7 mitos que hoy derribarás acerca de la cirugía de aumento de busto.

Mito 1. Mis pechos nunca más lucirán naturales

Falso. Que el busto tenga una apariencia artificial o natural tiene que ver con el tipo de prótesis mamarias que escojas. En la actualidad existen prótesis anatómicas o con forma de gota, simulando la caída natural de los senos. También depende de la cantidad de tejido mamario de cada mujer. Cuanto menos tienes más simple será la colocación de la prótesis (detrás del músculo pectoral).

aumento de los senos

DILE ADIOS A LOS SENOS CAIDOS CON ESTOS 6 REMEDIOS NATURALES

Mito 2. Aumentará el riesgo al cáncer de mama

Falso. Se ha confirmado que las prótesis mamarias no son causa del cáncer ni aumentan las probabilidades de que se produzca.

Mito 3. Una cirugía me impedirá amamantar a mi bebe

Falso. Pensar en una cirugía para aumentar el busto puede asustar a muchas mujeres y uno de los mayores temores es el de reducir o anular su capacidad de amamantar a sus hijos, en la etapa de la lactancia. Tranquila. La prótesis no pasa por los ductos lactíferos (conductos por los que baja la leche materna), es decir, no interfieren con la producción ni secreción de leche de la glándula mamaria.

Mito 4. Voy a perder la sensibilidad en mis pechos

Falso. En razón de que las prótesis son ubicadas en una región subglandular o submuscular, lo existe posibilidad alguna de que pierdas la sensibilidad, aunque en el primer caso (colocación subglandular) existen posibilidades de que se altere en algún grado la sensibilidad de la zona de la aréola y/o pezón.

DESCUBRE LA INNOVACIÓN QUE DARÍA MUERTE AL CORPIÑO

5. Sufriré dolores post-quirúrgicos 

Falso. El momento posterior a la cirugía, es muy temido por muchas mujeres, pero no temas: podrás sentir en todo caso una leve molestia pero nunca dolores fuertes o intensos.

6. ¿Voy a tener que reemplazar mis prótesis regularmente?

Eso depende de la calidad y tipo de prótesis que te implantes. Las que se fabrican en la actualidad pertenecen a la tercera generación y son hechos con gel cohesivo de silicona. Si bien el fabricante otorga una garantía vitalicia contra toda clase de rotura, es muy aconsejable que te sometas a un control períodico (cada 2 o 3 años) para verificar el estado de tu pecho.

7. Quedarán visibles las cicatrices

Eso dependerá del tipo de cirugía que te practiques: si es periareolar, la más empleada en nuestros días, que supone acceder al interior del pecho a partir de una incisión en la areola del pezón, no ofrece demasiado riesgo, ya que suelen ser de muy buena calidad.

En los casos en los que la cirugía sea realizada desde la zona de la axila, únicamente podrán verse cicatrices al levantar el brazo. Finalmente, un tipo de cirugía (que ya casi no se practica) es la que se realiza debajo del seno, en el pliegue intramamario: pueden verse cicatrices solo si te encuentras acostada, ya que en posición normal, serán ocultadas por la caída del pecho.

¿Te ha sido útil este artículo? Comparte “7 Mitos que hoy derribarás acerca de la cirugía de aumento de busto” y ayuda a otras personas a vivir más plenas y saludables.

ARTICULOS RECOMENDADOS:
ELIMINA LAS ESTRÍAS DE TU CUERPO CON ESTOS REMEDIOS CASEROS
DESCUBRE EL PODER DEL TOMATE EN LA CURA DE LAS VARICES

Comenta en Facebook