porque no bajo de peso si hago dieta

Porque no bajo de peso si hago dieta. Una pregunta recurrente en muchas personas que se han esforzado con ejercicios y dieta. Fíjate a qué se debe.

Una gran cantidad de personas se desalienta la ver que tras un gran esfuerzo de dieta y ejercicios se han quedado estancados sin poder continuar adelgazando. ¿Te ha ocurrido eso? Esto es absolutamente normal. La razón que lo explica tiene que ver con un “punto de inflexión” en el que el cuerpo se niega a continuar perdiendo grasa y hará todo lo posible por recuperarla.

porque no puedo bajar de peso

Y aquí llega una pregunta obligada: ¿Existe algo que podamos hacer para salir de este callejón sin salida? Asi es, a continuación vamos a compartirte varios tips que van a servirte mucho para seguir adelgazando y elimines esa voz que te sigue atormentando en tu mente: porque no bajo de peso si hago dieta…

1- Asumir el estancamiento como un proceso natural

Muchas personas abandonan sus dietas y rutinas de ejercicios al no haber obtenido los resultados lo rápidamente que hubieran deseado. Pero no eres la única persona a quien le ha ocurrido. Se trata de un límite que pone el organismo y forma parte de nuestro fisiología. Por lo tanto debemos asumir que en algún momento de la dieta, la baja pronunciada de peso se transformará en una meseta y deberemos continuar pese a ello, sin decaer nuestra actitud y con el mismo entusiasmo.

2- Haz ejercicio físico regular

Realizar algún tipo de actividad aeróbica como correr, ciclismo, caminar a paso rápido o nadar 3 veces a la semana como mínimo es fundamental para que el organismo pueda quemar los depósitos de grasa que tiene acumulados. Se trata de hacer ejercicios aeróbicos debido a que ayudan a generar “termogénesis” en el cuerpo, esto es, consumo de energía para regular la temperatura corporal. Por otro lado, la periodicidad para alcanzar buenos resultados también importa. Puedes alternar entre hacer un día ejercicio y al siguiente no en forma consecutiva y permanente. Lo ideal es que estés en movimiento al menos 3 días de los 7 que tiene la semana.

3- Paciencia: No es de ligeros esta carrera

Las dietas que prometen una gran cantidad de peso del día a la noche no garantizan un éxito perdurable. Por lo general consisten en una quita importantes de calorías, lo cual hará que tu cuerpo disminuya el ritmo del metabolismo. Al hacerse éste mas lento no se logran a menudo los resultados esperados. Lo ideal es que tu cuerpo consuma un minimo de 1000 calorías diarias en mujeres y 1500 en hombres.

En un primer momento, vas a bajar los primeros 2 a 3 kg por eliminación de agua. llegará un periodo de estancamiento posterior pero no debes entrar en pánico por que esto ocurra: justamente si atraviesas este proceso y sigues adelante, vendrá la etapa del verdadero adelgazamiento.

4- Evita cambiar de dieta

Un estudio reveló que casi el 60% de mujeres confesaban haber comenzado una dieta más de una vez al año. De esta manera, queda claro que ellas recuperaron el peso perdido y las abandonaron. Al hacer dieta de forma intermitente e inadecuada, el cuerpo se “prepara” para ahorrar energía hasta un futuro momento de escasez. Este fenómeno fisiologico  lleva como consecuencia una suba de peso, es decir, el efecto contrario al que estabamos esperando.

5- Aumenta la masa muscular y manten un consumo bajo en calorías

La proteína más el ejercicio físico ayudará a aumentar tu masa muscular. En especial te recomendamos hacer ejercicios de resistencia como aquellos con pesas sin dejar de realizar los aeróbicos.

6- No te “saltes” el desayuno

Es una de las comidas esenciales para mantenerte en un buen nivel de energía durante las primeras horas del día y por consiguiente, te permitirá realizar de un modo adecuado las tareas o actividades físicas y mentales que tengas por delante.

NO TE PIERDAS: ESTO PASA CON TU CUERPO CUANDO NO DESAYUNAS

7- Rompe rutinas en tu actividad física

Durante el tiempo de “meseta” al que hoy nos referimos en donde nuestro peso se ha estancado, es conveniente alternar entre distinto tipo de ejercicios. Esto es aplicable a cada una de nuestras rutinas. Podemos acelerar o disminuir los tiempos entre una y otra, así como la intensidad, fuerza y velocidad aplicadas. Esto permite “desorientar” al organismo para no permitirle entrar en una suerte de “zona de confort”.

Ahora queda claro que la frase porque no bajo de peso si hago dieta responde a una cuestión fisiológica de nuestro organismo mucho más común de lo que creías.

¿Te ha sido útil este artículo? Comparte esta nota sobre “porque no bajo de peso si hago dieta” con familiares, amigos, conocidos y con cualquier otra persona que pudiera necesitarla.

Comenta en Facebook