¿Transpiras demasiado durante la noche? ¡Descubre las posibles causas!

causas de sudoración durante el sueño o nocturna (1)

Hoy trataremos un tema no muy comentado pero no menos importante: causas de sudoración durante el sueño o sudoración nocturna. ¡Sigue leyendo y entérate porqué sudas demasiado al dormir durante la noche!

La sudoración es una característica fisiológica del cuerpo necesaria para normalizar la temperatura corporal. Sin embargo, la sudoración excesiva durante una noche  puede indicar un problema de salud particular.

porque traspiras por la noche

Causas de sudoración durante el sueño o sudoración nocturna

1. Enfermedades infecciosas: tuberculosis

Una de las principales causas de la sudoración excesiva en la noche son las enfermedades respiratorias, en particular, la tuberculosis. Una posible causa de la sudoración nocturna es la enfermedad Mycobacterium tuberculosis (MBT). Se asienta en las células inmunes, los macrófagos, y suprimen su actividad. En respuesta, las citoquinas comienzan a producirse en el cuerpo. Por lo tanto, el centro de termorregulación se activa, la temperatura corporal aumenta a valores subfebriles y la persona suda.

Para diagnosticar la tuberculosis, se debe tomar una radiografía de los pulmones. Hasta la fecha, la enfermedad se trata con éxito con medicamentos antibacterianos apropiados. Por cierto, además de la tuberculosis, los sudores abundantes en la noche pueden manifestar SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) así como una enfermedad como la brucelosis. Según datos oficiales, alrededor de medio millón de personas contraen esta enfermedad cada año.

2. La transpiración durante el sueño y la menopausia.

El aumento de la sudoración nocturna en las mujeres puede ser un signo de la aparición de la menopausia. Se cree que la menopausia en las mujeres comienza después de que el último óvulo abandona el ovario. Con el inicio de la menopausia, el nivel de las principales hormonas sexuales femeninas disminuye bruscamente.

Las fuertes fluctuaciones del estrógeno llevan al hecho de que el hipotálamo, el principal centro de regulación (incluida la regulación de la temperatura), comienza a reaccionar al aumentar la temperatura corporal. Como resultado, aparecen los denominados «sofocos». Sin embargo, no existe una verdadera necesidad de enfriar el cuerpo, ya que se debe a un proceso natural que afecta a toda mujer en su edad adulta.

Ahora bien, si el sueño nocturno de una mujer se acompaña de sudoración excesiva, debe consultar a su ginecólogo. Quizás éste le prescriba un tratamiento hormonal. En tal caso, podrá indicar el suministro de drogas medicamentosas con hormonas sexuales femeninas en comprimidos o píldoras.

Además, si hay menopausia, es deseable evitar los factores que provocan el fortalecimiento del sistema nervioso autónomo simpático. Se recomienda abandonar el consumo de alcohol, excluir de la dieta los productos con cafeína y alimentos picantes. Por la noche, tampoco es aconsejable realizar esfuerzos físicos intensos.

Por cierto, para hacer que el sueño sea más cómodo, durante la menopausia, puedes dormir en una almohadilla de enfriamiento especial hecha de un material especial. Para enfriar el cuerpo durante el sueño, puedes colocar el ventilador a una distancia adecuada de tu cama, a la mínima velocidad (y nunca de frente, para evitar enfriamiento excesivo, gripes o resfríos).

3. Enfermedades oncológicas: linfoma.

Las quejas de los pacientes de sudoración excesiva en la noche pueden ser un signo de una lesión maligna del tejido linfoide: el denominado linfoma. Como saben, los linfocitos: los glóbulos blancos normalmente destruyen todos los patógenos que ingresan al cuerpo. Sin embargo, en algunos casos pueden degenerar en malignos. Así, las células se vuelven no funcionales y dejan de realizar esta tarea.

Mientras tanto, continúan secretando mediadores que van al centro de termorregulación, el hipotálamo, causando un aumento de la temperatura corporal. La enfermedad se caracteriza por un aumento de los ganglios linfáticos, así como aumentos constantes de la temperatura. Como resultado se produce la sudoración.

Los síntomas adicionales son picazón generalizada en el cuerpo y pérdida de peso. Esta es una manifestación clásica de esta enfermedad. Para un diagnóstico certero se requiere realizar un análisis de sangre . Hasta la fecha, la linfogranulomatosis es efectivamente tratada.

4. Disfunción cardíaca: infarto de miocardio

A veces, la aparición de sudor frío puede indicar un infarto de miocardio. Cuando los vasos sanguíneos se bloquean, el corazón deja de suministrar sangre y la persona siente un dolor intenso detrás del esternón. La función cardíaca está dañada y el sistema nervioso simpático está excitado, lo que conduce a un aumento de la transpiración.

Existe una correlación definida entre la gravedad de los síntomas de ataque cardíaco y el grado de sudoración. Una persona que ha sufrido un daño extenso en el músculo del corazón, suda mucho más. En ciertos casos poco frecuentes, sucede lo contrario, y el paciente solo siente debilidad y sudoración sin dolor del corazón.  Esto puede suceder, por ejemplo, en pacientes con diabetes mellitus o medicados con analgésicos.

Es posible identificar un ataque cardíaco mediante un electrocardiograma. Por cierto, la endocarditis también puede manifestarse más tarde en la noche: inflamación bacteriana del corazón. Los síntomas acompañantes son dolor entre los omóplatos, dificultad para respirar y alteraciones del ritmo cardíaco.

5. Problemas de tiroides: hipertiroidismo

Aumento de la función tiroidea: el hipertiroidismo también puede manifestarse por medio de la sudoración nocturna. El hipertiroidismo produce una gran cantidad de hormonas que estimulan la producción de energía. Esta energía, a su vez, provoca un aumento de la temperatura corporal. Para que el cuerpo no se sobrecaliente, se produce la sudoración. Para diagnosticar la enfermedad, debe pasar un análisis de sangre para detectar hormonas tiroideas.

El hipertiroidismo se trata con el uso de medicamentos antitiroideos que reducen el nivel de la hormona estimulante de la tiroides (TSH). La función tiroidea también se puede suprimir con yodo radioactivo. En algunos casos, es necesario recurrir a cirugía.

6. La acción de ciertos medicamentos

En ocasiones, diversos medicamentos también pueden provocar sudoración durante el sueño. Entre ellos podemos contar algunos como: antidepresivos, medicamentos para el tratamiento de la hipertensión arterial, migrañas y anticonvulsivos.

¿Te ha sido útil este artículo? Comparte con tus familiares y amigos las causas de sudoración durante el sueño o sudoración nocturna. ¡Ayúdanos a llegar a muchas más personas por una Salud Eficaz para todos!

Comenta en Facebook