Receta de 800 años cura la enfermedad cardíaca